takatuka
català | castellano
Mis trucos para sobrevivir a la clase de natación

Mis trucos para sobrevivir a la clase de natación

Gideon Samson
Anke Kuhl
Traducción: Gonzalo Fernández Gómez
156 páginas
13 x 19,5 cm, cartoné
ISBN: 978-84-16003-62-4
15,00 €
Takatuka novelas

El jueves es el peor día de la semana para Gid. Porque los jueves tiene clase de natación en el colegio y no hay nada más horrible que eso. Tirarse de cabeza, hacer la bicicleta, nadar con la ropa puesta... Gid tiene que pasar por ese suplicio una semana sí y otra también. Para saltarse la clase de natación, Gid ha ideado hasta setenta trucos, como encerrarse en el lavabo cuando llega el autocar que los lleva a la piscina. El problema es que los trucos no se pueden repetir, y algunos son difíciles de poner en práctica.

Por suerte, Gid cuenta además con la ayuda del señor de las palomas. Cuando el autocar de natación pasa por delante de la plaza, lo ve sentado en su banco junto al estanque. Y aunque el señor no lo sabe, su presencia ayuda a Gid a sobrevivir a la clase de natación. Una semana sí y otra también. Pero, al comenzar el nuevo curso, el señor de las palomas ya no está en su banco de siempre, y Gid decide ir a buscarlo para evitar que la clase de natación y todo el curso se conviertan en un desastre.

Seleccionado en la Lista de Honor del IBBY 2012

Con el apoyo del Departament de Cultura


Texto

Gideon Samson (la Haya, 1985) recibió por Niets zeggen! (¡No digas nada!), su primer libro, el premio Vlag en Wimpel. Con Ziek (Enferma) se convirtió en el escritor más joven en recibir, en 2010, el premio literario holandés Zilveren Griffel (Estilete de plata). Con Zwarte Zvaan (Cisne negro) ganó el Zilveren Griffel del 2013. Con Overspoeld (Inundado) consiguió el premio Goulden Lijst (Marco dorado) a la mejor novela juvenil y fue incluido en la ... más

Ilustración

Anke Kuhl (Alemania, 1970) trabaja como ilustradora en el taller colectivo LABOR, en Fráncfort. Ha conseguido el premio Eulenspiegel al mejor álbum ilustrado. En Takatuka encontrarás también sus libros ¡En familia!, premiado con el Premio de Literatura Infantil y Juvenil de Alemania 2011, ¡Qué rico!, Lola se embala y Mis trucos para sobrevivir a la clase de natación. ... más

Reseñas

«Finalizaba el verano de 1994 y en Holanda los diplomas de natación eran obligatorios. Gid comenzó quinto curso y el jueves era el peor día de la semana porque toda su clase tenía que ir a natación. En el autobús, siempre se sentaba en el mismo asiento, quería pasar desapercibido y contemplar en la plaza al señor que daba de comer pan a las palomas, porque a él le daba seguridad. Se inventaba ingeniosos trucos para superar el miedo al agua pero ninguno funcionaba. Todo empeoró cuando el señor de las palomas dejó de estar en la plaza. Los monitores intentaban ayudarle pero su angustía iba en aumento y ninguno de los setenta trucos que tenía anotados en la libreta hacían el efecto deseado. Una divertida historia que aborda, con ingenio y humor, la vida cotidiana, las preocupaciones, los sentimientos, el miedo y la superación de los problemas. Los capítulos se encabezan con una pequeña ilustración alusiva a la natación y el texto en color azul marino.» Lupa del cuento ★★★★

«Gid, el niño protagonista, relata su vida y sobre todo su preocupación con las clases de natación, en formato diario. El autor sitúa la acción en Holanda en 1994 y explica que allí era obligatorio tener unos diplomas de este deporte. Así, podremos entender todo lo que vive el protagonista y cómo lo siente.  El libro está impreso en tinta azul, algo que ayuda a meternos de lleno en el agua, sentir la angustia del chico y ver cómo se las arregla para saltarse las clases con excusas muy ingeniosas. Gid está convencido que su salvavidas es un señor que ve en una plaza que da de comer a las palomas, pues piensa que le trae suerte. La sorpresa vendrá en el tramo final, cuando presiente que todo está perdido. Gideon Samson sabe transmitir los sentimientos del niño con humor y sin caer en lo burlesco, además de expresar de forma implícita lo importante que es el cariño y el sentirse querido. Las ilustraciones que encabezan los capítulos son siempre del niño en la piscina y ahondan en la narración.  Una historia tierna, amena y divertida.» Canal Lector ★★★★

«Pocas veces aparece un autor joven de quien cabe esperar un nuevo impulso para la literatura juvenil, alguien de quien puedas pensar que dentro de treinta años seguirá escribiendo libros cada vez mejores. Gideon Samson es uno de esos talentos.» Bas Maliepaard, Trouw

«¡Un libro genial! [...] Desde la primera página te sumerges en el mundo del protagonista y sus preocupaciones cotidianas, por lo que la historia resulta creíble desde el primer momento. ¡Más, Gideon, escribe más libros! ¡Rápido!» Edward van de Vendel

«Este libro no lo protagoniza uno de esos perdedores de pose dura... Aquí asistimos a los quejidos y lamentos de un joven la mar de normal atribulado por sus grandes preocupaciones diarias. Y eso es justamente lo que hace atractiva esta historia, que el autor adereza con divertidos juegos de palabras, situaciones cómicas, franqueza y humor negro, que aseguran una gran diversión. Y, además, Anke Kuhl sabe encontrar el tono adecuado en sus viñetas para acompañar tanta miseria.» Eselsohr

«Aquí todo cuadra: el tema y el texto son magníficos, la letra es en azul marino y las ilustraciones de Anke Kuhl configuran un sensacional cine de pulgar acerca de un principiante miedica.» Eltern family